miércoles, 26 de agosto de 2015

36 razones

Por tu nombre,
por tus ojos cálidos,
por tu altura,
y por tu barba despeinada.

Por tu cabello largo,
por tu expresión concentrada,
por tu sonrisa imperfecta.
por tus manos experimentadas,
y por tus dedos largos.

Por tus labios,
por tu lengua,
por tu dialéctica,
y por tu acento,

Por tu inteligencia,
por tus actitudes,
por tus andares,
y por tus palabras,

Por tus hombros,
por tu cara,
por tu cuello,
por tu nariz,
y por tus brazos.

Por tú respiración acelerada,
por tus suspiros calmados,
por tu olor,
por tu tacto,
y por tu sabor.

Por tus enfados,
por tus gemidos,
por tu cabello cuando está mojado,
y por tu piel cuando está empapada,

Por tus llanuras de bronce,
por tus ríos de plata,
por el azabache de tus pupilas dilatadas,
y la laguna que envuelve tus palabras.

lunes, 18 de mayo de 2015

Domar mariposas

¿Por qué ibas a tratar de domar mis mariposas?
Si han aprendido a volar entre tu humo.
¿No vas a ensañarte con mis minutos?
Si ya estás desordenando las recientes arenas de mi cuerpo.
Te atreves a destrozar mis vestidos de pedantería,
a evaporar mis lagunas de rarezas,
a  demoler mis titubeantes torres de sabiduría.
Vas a conseguir arrancarme la vista a miradas,
y quemarme el alma a suspiros.
Creamos el recuerdo de un promiscuo ayer,
y lo mezclamos con la esperanza de un pretencioso mañana.
¿A qué esperas para domar mis mariposas?



domingo, 17 de mayo de 2015

Solo hay destrucción y creación

Una vez muerto el pasado, de su amarga descomposición puede surgir vida. La persona pasada inerte posee cualidades que fertilizan el tiempo, provocando así la generación de un nuevo ser.
Por lo que la criatura primigenia aparece de las cenizas sin conocimiento alguno.
Con un nacimiento adulto y una memoria desierta, se encuentra sedienta de experiencias.
Por una primitiva idea de su aparición se le permite a la imaginación deliberar sobre el pasado aparentemente desconocido.
Pero se le presenta un inmenso tiempo libre de creación y virgen de cualquier hecho.
No existe el dolor, no existe el cambio. Solo hay destrucción y creación.

miércoles, 1 de abril de 2015

Nacimiento del esqueleto despedazado

Amargo y confuso despertar, ¿Será la pesadilla más horrible jamás habida o será la realidad?
Polvo y minúsculos pedazos de un ser que ni a si mismo se reconoce entre las sábanas.
Infinitas e inmensas riadas inundan lo que parece ser un atisbo de vida real.
Gritos de dolor, inmersos un océano de cosas por compartir rechazadas.
Hundimiento de la razón, la consciencia y la respiración.
Doce costillas se arrastran sin encontrar alimento alguno.
Les comienzan a salir extremidades, caderas y cráneo, convirtiéndose así en el esqueleto despedazado.
No hay oxígeno, no hay bondad, no existe el tiempo ni se corrige el dolor.
Ceguera autoprovocada continua, para no ver los alfilereados ojos.
Sufrimiento en cada segundo, y demasiados segundos para un esqueleto ya despedazado.
Interior y exterior vacío, tan vacío que la existencia debería ser imposible.
Pesadillas de realidad atormentando a un cráneo ya lo suficientemente marchito.
Continuidad parada y destrozada, tan solo existe el vago recuerdo de lo que un día pudo llamarse alma.
Riachuelos de sangre pretendiendo calmar heridas que no encuentran, porque no saben que el esqueleto despedazado carece de interior que herir.
Tan solo un cascarón vacío que lo único que sabe sentir es dolor.
Y para su desgracia, el fin al sufrimiento está prohibido.
Pues no existe la fantasía de "poco a poco", y ya nadie cree en las hadas del olvido.
¿Y qué va a hacer un esqueleto despedazado si no es seguir reptando sobre el deseo de no haber perdido su cuerpo y su alma?